Mar 202015
 

English  |  Français

Conmemoramos el Día Mundial del Agua 2015 celebrando las luchas y las victorias de los movimientos mundiales por la justicia del agua. Estos logros son testimonio de la fuerza de nuestros lazos de solidaridad y la determinación de las comunidades de proteger las cuencas y mantener el control sobre los servicios de suministro de agua.

Apoyamos campañas que establecen el derecho al agua y el saneamiento en constituciones nacionales; reivindicamos el suministro público de agua a través de la remunicipalización y asociaciones público-públicas; desarrollamos modelos democráticos de suministro de servicios de agua, gestión de recursos y protección de las cuencas; y ayudamos a que se eligieran partidos políticos progresistas con políticas en materia de agua a favor de los pobres y en contra del neoliberalismo.

Después de más de una década de lucha, el movimiento en defensa del agua de Indonesia celebró el veredicto de la Suprema Corte que determinó inconstitucional la ley de aguas impuesta por el Banco Mundial afín a los intereses empresariales violando el reconocimiento histórico de Indonesia del agua como parte de los comunes.

En Lagos, los sindicatos y los movimientos medioambientales y sociales ayudaron a frustrar los intentos del Banco Mundial de privatización de los servicios públicos de suministro de agua que utilizan más de 20 millones de personas. Su reto es crear las condiciones para un servicio público eficaz sin corrupción.

En Grecia, tras una decisión del Tribunal Supremo de parar la privatización del suministro de agua de Atenas, los activistas por la justicia del agua celebraron la elección de un gobierno decidido a oponerse a las duras medidas de austeridad del FMI y la Unión Europea que ponen en venta los servicios públicos y permiten a las empresas mineras eludir las evaluaciones medioambientales mediante la tramitación agilizada de permisos.

El gobierno recientemente elegido en Nueva Delhi ha prometido eliminar las profundas desigualdades declarando el agua un derecho humano, rechazando los servicios privados con ánimo de lucro y proporcionando servicios básicos de agua gratuitos a los residentes de la ciudad.

Consideramos estas y otras victorias como señales para que nuestros compañeros y compañeras activistas por la justicia del agua continúen luchando por el control público y comunitario de los servicios de suministro de agua y saneamiento, combatiendo la contaminación de las cuencas, oponiéndose a la apropiación de los servicios de agua y exigiendo justicia del agua para todos y todas.

Observamos nuevos intentos de privatización, cuyo objetivo es la financialización del sector y vincular activos a actores financieros como compañías de seguros, fondos de alto riesgo, fondos de pensión, etc. Nos opondremos firmemente, no solo por la necesidad de suministrar agua a los pobres y a los que no tienen acceso al agua, sino también por nuestra aspiración colectiva de cambiar el discurso de las empresas y el ‘flujo’ de la gobernanza.

Pedimos a los Estados Miembros de las Naciones Unidas que garanticen el derecho humano al agua y el saneamiento cuando negocien un plan de 15 años para los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los Estados Miembros no deben dejarse engañar por las falsas promesas de inversión del sector privado en infraestructura que promueven el G-20 y la OCDE. La Cumbre sobre la Financiación para el Desarrollo en Addis Abeba en julio de 2015 deberá enviar un mensaje claro.

Nos sumamos a la lucha en El Salvador a favor del reconocimiento constitucional del derecho humano al agua y el saneamiento y en contra del intento de Oceana Gold de utilizar el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias del Banco Mundial para imponer una mina que contaminará la cuenca del río Lempa, la fuente principal de agua potable del país.

Apoyamos a los residentes de Detroit, donde los cortes de agua forman parte de los esfuerzos de la ciudad por privatizar el servicio.

Apoyamos la lucha contra la privatización en Nagpur, Manila, Sao Paulo, Nairobi, Osaka y Daegu.

Sin servicios de agua ni de saneamiento limpios, seguros, controlados públicamente y administrados colectivamente para todos, no puede haber ni justicia ni sostenibilidad.

Aigua és Vida; Corporate Accountability International; Federación española de Ingenería Sin Fronteras; Focus on the Global South; Food and Water Europe; Food and Water Watch; Institute for Agriculture and Trade Policy; Internacional de Servicios Públicos; KruHa Indonesia; Transnational Institute; Proyecto Planeta Azul

Original content: Creative Commons License. Content posted by individual authors may be copyright, unless otherwise noted. Suffusion theme by Sayontan Sinha